El arte de preguntar

Seguimos teniendo una percepción inadecuada de lo que significa el liderazgo.

¿Qué es un líder? Cuando pensamos en ese concepto nos viene al imaginario una figura, normalmente masculina, sólida , con fuertes convicciones, capacidad de seducción y respuestas para casi cualquier cuestión que se plantee.

Pero, ¿es ese estereotipo el que define un liderazgo adecuado en tiempos líquidos como los que vivimos? Casi con toda seguridad podríamos afirmar que no es así, que acaba de venir a nuestra mente un liderazgo cinematográfico, un liderazgo de otros tiempos.

Evidentemente no tiene por qué ser masculino, ni necesariamente aparentar solidez. Es probable que un líder sí deba tener convicciones arraigadas y, más que capacidad de seducción, una alta capacidad de practicar la escucha empática y de ponerse en la piel de otros. En el fondo, estamos hablando de otra cosa.

Pero, déjenme centrarme en el último punto, el líder como alguien que tiene respuestas a las cuestiones que se puedan plantear. ¿Es eso cierto? Personalmente creo que no, que un líder no tiene que tener respuestas a las preguntas que se le formulen. Es prácticamente imposible. Todo lo contrario, un líder verdaderamente sólido, que sabe generar consensos duraderos y labrar un progreso compartido es aquél que sabe formular las preguntas adecuadas y, en ocasiones, lanzar aquella pregunta que nadie se ha atrevido a hacer o que nadie ha imaginado jamás.

Ningún ser humano tiene respuestas a todas las preguntas pero, el que sabe formular las preguntas adecuadas en el momento oportuno, es el que contribuye de forma definitiva a construir una visión y a enfocar la organización que dirige.

Cuando se hacen las preguntas adecuadas al público adecuado y en el entorno preciso, generamos una enorme cantidad de creatividad y de energía positiva que se dirige a buscar posible respuestas y soluciones.

El verdadero líder es el que tiene el manejo de ese complejo arte de preguntar, hace de él bandera y, a su alrededor, teje una visión compartida, sólidos consensos y un plan de actuación compartido por todos.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

No se admiten más comentarios