CLAVES DEL FUTURO DE LA CONSULTORÍA Y LA FORMACIÓN

La permanente aparición de las crisis y cambios empresariales, es una realidad, siempre diferente y peculiar, y que cada vez más, asume como características muy relevantes e interrelacionadas, la complejidad y la rapidez de los cambios de todo tipo (internos y del entorno).

Frente a esta realidad, la necesidad de obtener ventajas con base a dificultades a superar y la actualización de todo dentro de la propia Organización, para asentar las bases de su futuro y garantizar su viabilidad es fundamental. Y esto comporta que no sea suficiente con buenos especialistas, hace falta inexcusablemente una visión integral e integradora

Nos vale el paralelismo con la realidad médico – personal, nos pueden hacer falta tratamientos resolutorios de enfermedades-problemas, pero también vitaminas, reconstituyentes y tratamientos preventivos. Y esto en el ámbito de las Empresas y Organizaciones, quiere decir Plan de Empresa y Reconducción, y, Formación y Capacitación permanente, para alcanzar a ser competitivos y diferentes.

Y esto no solo para grandes Empresas y Entidades, también  para el mundo de las PYMES y micro Entidades, que también precisan del soporte externo de Consultores y Formadores, que en un marco de colaboración y confianza, cubren lo necesario en lo que con los propios medios y capacidades no se consigue.

Toda Empresa/Entidad, esta inmersa en dos realidades que se suman y han de compatibilizarse, definir y cumplir la propia misión y visión, y ser lo suficientemente rentable en el presente y próximo futuro. Y esto en el contexto expuesto de cambios bruscos y galopantes por un lado, y la creciente relevancia de todo lo vinculado a la Ética y la Responsabilidad Social por otro.

Como fácilmente se puede deducir de lo que resumidamente exponemos, los cambios del próximo futuro, lo son tanto para las Empresas y Entidades, como por los Consultores – Formadores, y también por el nivel de relación y confianza precisos entre ambos.

Existe ya en toda Organización, una necesidad permanente de consolidar prácticas y habilidades básicas y diferenciales, y también de impulsar prácticas y habilidades experimentales e incipientes.

A modo de resumen, sin priorizar señalamos algunos de los retos determinantes a considerar:

  • Diseñar y materializar la permanente Reconducción
  • Garantizar la Rentabilidad a futuro (no solo económica)
  • Aprovechar el potencial del Recurso Humano, y optimizar su organización.
  • Impulsar y renovar la proyección al Cliente (tanto externo como interno)
  • Fomentar la disponibilidad activa de todos los implicados y susceptible de serlo.
  • Favorecer la generación de los cada vez más importantes y crecientes intangibles.
  • Incidir en la mejora de la captación y aprovechamiento del talento (propio y vinculado)
  • Invertir en lo preciso en los Proyectos de futuro
  • Mejorar la Formación y Relación, tanto para consolidar, como para impulsar
  • …….

Es entonces fácil de acertar, que los retos son crecientes, pero a la vez atractivos y sugerentes. Nos hace falta ser partícipes activos, para conseguir lo mejor para todos.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

No se admiten más comentarios